Nombre del personaje: Isauro Venzor Fuedesi
Fecha de nacimiento: 1888
Fecha de fallecimiento: 13 de julio de 1943
Origen: Chihuahua
Actividad: Doctor, "descubridor del suero antialacránico" en colaboración con el Dr. Carlos L. de la Peña
Epoca: Revolución

 

El doctor Isauro Venzor acudió ante el VII Congreso Médico Latinoamericano donde presentó el ensayo titulado "Seroterapia específica contra los efectos producidos en el organismo humano por el piquete del alacrán en Durango".

Un año después, el propio doctor VENZOR, acompañado del doctor de la PEÑA, llevaron a la segunda Convención Médica celebrada en Torreón, Coahuila, en septiembre de 1931 un estudio más amplio, al que denominaron "El alacrán de Durango.

Clasificación y distribución geográfica en el estado. Sintomatología de la intoxicación producida por su piquete. Eficacia del tratamiento seroterápico" en el que dan a conocer los resultados observados en 300 casos en que se ha aplicado el suero, resumiendo en la siguiente manera:

. . . hasta la fecha tenemos registradas más de 300 observaciones de aplicación en toda clase de casos; desde la aplicación precoz, antes de que se presenten síntomas generales que en ese caso no llegan nunca a presentarse cualquiera que sea la variedad del alacrán que haya picado; casos de mediana intensidad en los que se observa cómo van desapareciendo los síntomas en orden inverso a su aparición, y casos muy graves en los que ha sido necesario administrar el suero en grandes dosis para llegar ha obtener la neutralización del veneno y la restitución orgánica a su integridad. Figura en esas observaciones todas las edades, desde tres meses hasta 80 años. La prueba más elocuente de la edificación del suero es que en las citadas observaciones sólo tenemos una mortalidad de tres, lo que corresponde a menos de 1% y eso se aplica muy bien por que el suero no tiene una acción ilimitada, como no tiene ningún otro; esta sujeto como todos los demás sueros a las condiciones de oportunidad y dosificación..."

Las conclusiones a que llegan los doctores son contundentes.

"Realmente con la fama lo que se sabe que desde hace mucho tiempo, existen en Durango alacranes que pueden producir la muerte con un piquete.

El suero anti-alacrán preparado por el Instituto de Higiene es un remedio de eficacia segura contra el piquete de todas las variedades de alacrán que existen en Durango, a un las más venenosas, cuando es aplicado a tiempo en las dosis convenientes."

La lucha iniciada formalmente en 1785 contra el veneno de los alacranes, había quedado terminado 146 años, después.

El alacrán, mito y realidad de Durango por cientos de años prácticamente desde los poblamientos primitivos del Valle de Guadiana, fue el principal azote que limitó el crecimiento y desarrollo de la capital del Estado.

Rodeado este pequeño artrópodo sinfín de leyendas, acrecentadas por lo venenoso de ponzoñas, su proliferación y gusto por la vida por las habitaciones que ocupan los seres humanos hizo en Durango su paraíso ante la imposibilidad hasta hacer un poco más de sesenta años de un remedio eficaz y seguro contra el mortífero piquete.

"...Impresionados por el dramático cuadro sintomático que en varios casos tuvieron ocasión de presenciar y ante la ineficacia de los medios de que disponían para combatirlos, se decidió a estudiar el asunto pensado el remedio ideal sólo podría encontrarse en la seroterapia..."

Hacia 1925 dieron inicio a la investigación que tenía como fin encontrar un suero que combatiera el efecto letal del piquete del alacrán.

Isauro Venzor había llegado a Durango unos años antes, procedente de la ciudad de México donde había realizado sus estudios de la medicina de la que era graduado de la Universidad Nación.

Originario de la ciudad de Chihuahua, donde vivía su familia, había nacido en el año de 1888 en pleno apego de la sociedad porfiriana.

En su ciudad natal realizó los estudios primarios, continuando luego su educación superior en la ciudad de México.

Desde su llegada en 1908, imbuido por la fuerza propia de su juventud, y recién egresado de la Universidad, aplicó todos sus esfuerzos al desarrollo de diversos programas sanitarios, lo que le valió que el año siguiente fuera designado miembro del Cabildo de Durango, donde se desempeñaría sucesivamente los cargos de Comisionado Primero de Salubridad, así como diversiones públicas.

Cargos que desempeñó hasta que se dieron los movimientos revolucionarios que se suscitaría a partir de 1910 y que tendría sus más importantes acciones en la ciudad de Durango en 1913.

Entonces, caída de Durango por las fuerzas revolucionarias, desaparecieron los poderes establecidos, con lo que el Doctor Isauro Venzor se retiró de los puestos públicos que desempeñaba, no obstante quedaron manifiestas sus dones humanitarias.

"Cuando la toma de Durango, el doctor Venzor salía a las calles luego de las refriegas, a atender a los heridos sin importar de cuál bando eran."

Retirándose luego al ejército de su profesión, donde se relacionó con otros médicos afamados de la comunidad.

Su profunda amistad con el doctor Carlos León de la Peña lo llevó a que trabajaran juntos en una empresa que ambos se habían propuesto desde años antes, la cura del piquete del alacrán.

El doctor De la Peña, desde sus establecimientos de farmacia, diariamente enfrentaba las continuas solicitudes por un remedio eficaz para la cura de la ponzoña, mientras que el Doctor Venzor, cuando fungió como Comisionado de Salubridad, hubo de enfrentarse al principal azote para la salud de la comunidad, con sus resultados siempre infructuosos, la temporada cálida y su consecuente aumento en la picadura del alacrán, entonces incurable.

Luego de una prolongada relación, Isauro Venzor contrajo matrimonio en la Hacienda de San Rafael, en las inmediaciones de la Laguna de Guatimapé, en el año 1925, con la señorita Belén Saravia, de la cual no tuvo descendencia.

Estableciendo su consultorio en la casa propiedad de la familia Saravia, ubicada frente al jardín de Santa Ana, lugar donde además realizó el grueso de sus investigaciones.

Isauro Venzor fue un hombre de calidad moral y de una presencia humana intachable. Apreciado por todos los grupos sociales, solía practicar la caridad en todas las acciones de la vida y el hecho más indiscutible de lo anterior, es que los derechos que pudieran haber obtenido él y su colega Carlos León de la Peña con la patente del suero antialacránico por ellos descubierto, prefirieron cederlo al pueblo de México como parte de su patrimonio y no como producto de comercialización privada.

Entre 1927 y 1930, Isauro Venzor fue designado Delegado del Departamento de Salubridad, con lo que regresó a la vida pública por un breve periodo de tiempo.

Delegado del Departamento de Salubridad, con lo que regresó a la vida pública por un breve periodo de tiempo.

Desde este puesto, no sólo obtuvo que laboratorios especializados de la ciudad de México elaboran el suero por ellos inventado, sino que favoreció su distribución gratuita para personas indigentes, y su comercialización para el caso de personas pudientes a un bajo costo en todas las poblaciones, logrando establecer un incipiente servicio antialacránico. Además en su gestión estableció el primer dispensario antivenéreo de Durango y el servicio materno infantil en el Hospital Civil.

Murió en la ciudad de Durango el 13 de julio de 1943 y fue sepultado en el panteón de oriente.

Luego de su muerte, el H. Cabildo de Durango decidió que una calle de la ciudad llevara su nombre como justo reconocimiento a sus desinteresados servicios.

El H. Jurado Calificador de la Rotonda de los Hombres y Mujeres Ilustres de Durango, acordó a fines de agosto de 1989 que los restos mortales del doctor Isauro Venzor deberían reposar en la Rotonda de los Hombres y Mujeres Ilustres de Durango, por lo que, el 15 de septiembre de 1989, en el cumplimiento de un acuerdo del Gobierno del Estado, Lic. José Ramírez Gamero. Se llevó a cabo.

Nombre del profesor: L.I. Brenda de la Luz Avitia Rocha y Profr. Alfredo Gutiérrez García.
Nombre del Equipo: Alacranes de Durango

Otoño 97