Nombre del Personaje: Juana Inés de la Cruz y Ramírez
Fecha de nacimiento: 12 de noviembre de 1651
Fecha de fallecimiento: 17 de abril de 1695
Origen: San Miguel Nepantla, Amecameca
Actividad: Religiosa y Poetisa
Época: Conquista

A principios del siglo XVII, muchos españoles viajaban al Nuevo Mundo en busca de oportunidades y fortuna. Por aquellos tiempos llegaron don Pedro Ramírez de Santillana y doña Beatriz Ramírez Rendón a la ciudad de Huichapan, actualmente estado de Hidalgo. Años más tarde tuvieron una hija a la que llamaron Isabel.

Cuando Isabel creció, conoció a Pedro Manuel de Asbaje con quien contrajo matrimonio, del cual procrearon tres hijas: Josefa, María y Juana Inés, ésta última tomaría el nombre de Sor Juana Inés de la Cruz, al tomar los hábitos religiosos. Con los años, Sor Juana llegaría a ser una de las poetisas y escritoras más importantes de su época. La fecha de su nacimiento, de acuerdo con lo que señala una fe de bautismo, fue el 12 de noviembre de 1651, en San Miguel Nepantla, Amecameca.

Desde muy pequeña, Juana Inés mostró un profundo interés por el conocimiento. Aprendió a leer a los trece años y a partir de entonces desarrolló un enorme gusto por el estudio. Juana Inés vivió un tiempo con su abuelo Pedro Ramírez en Panoaya. Ahí, pasaba horas enteras disfrutando la lectura de los libros del abuelo. En ese lugar también aprendió a hablar náhuatl, sin que nadie le enseñará, ya que le gustaba mucho platicar con los indígenas.

En aquella época, las universidades y los colegios no estaban abiertos a las mujeres; eran los varones quienes recibían y tenían acceso a la educación. Cuando Juana Inés supo que existía la universidad le pidió a su madre que la vistiera de hombre y la enviara a México a estudiar, pero ella no lo aceptó. El arte era considerado apto sólo para los miembros de la corte y de la iglesia, por lo que el único acceso a la cultura para las mujeres, estaba dentro del convento.

En 1660, Juana llegó a la ciudad de México a vivir con unos parientes de su madre. A los doce años consiguió que la mandaran con un profesor de latín y aprendió esa lengua en sólo veinte clases. Juana Inés era muy disciplinada para el estudio, se marcaba un límite de tiempo para aprender algo y, si no lo aprendía, se cortaba el pelo. Ella decía que lo cortaba porque el pelo crecía aprisa y ella aprendía despacio. Además pensaba que no era justo que "estuviese vestida de cabellos una cabeza que estaba tan desnuda de noticias". Siempre sobresalió por su precocidad y talento. Las amistades de su familia admiraban su conocimiento y su memoria.

Sor Juana aún adolescente, deslumbró con su brillante inteligencia a los cuarenta teólogos, filósofos, matemáticos, historiadores, poetas y humanistas más destacados de su tiempo, quienes a invitación del Marqués de Mancera, la sometieron a extenso interrogatorio que hizo al noble exclamar "que no cabe en humano juicio creer lo que vio".

A los trece años, Juana Inés fue llamada a la corte para servir como dama de la virreina doña Leonor Carreto, marquesa de Mancera. El virrey Marqués de Mancera la nombró "niña prodigio de la corte". Tiempo después, cuando tuvo que decidir su futuro, Juana Inés optó por el único camino que una mujer podía escoger en aquella época para poder dedicarse al estudio: ingresó en el convento de San José de las Carmelitas Descalzas. Más tarde se fue al convento de San Jerónimo, dnde a los 21 años adopta el nombre Sor Juana Inés de la Cruz.

A lo largo de su vida, Sor Juana escribió gran cantidad de poemas, obras de teatro y algunos textos en prosa. Tanto en su obra como en su vida, Juana de Asbaje luchó siempre por lograr la igualdad entre el hombre y la mujer. Luchó para que la mujer tuviera derecho a la educación y se reconociera que es tan inteligente como el hombre.

Por ser la mujer más destacada de su época se le dio el sobrenombre de "La décima Musa". Como también a pasado a la historia con los significativos nombres con que la crítica la ha bautizado: "Fénix de México" y "La monja Mexicana". La fama del "Fénix de México", no encontró, ni encuentra fronteras, y tres siglos después de su creación, sus poesías siguen siendo recitadas, sus obras teatrales representadas, sus ensayos y cartas leídos y estudiados. Para el crítico, historiador, filósofo y poeta mexicano Alfonso Reyes, Sor Juana es la figura más extraordinaria de la lírica hispanoamericana.

De ella ha dicho Marcelino Menéndez y Pelayo "No se juzgue a Sor Juana por sus símbolos y jeroglíficos, por su Neptuno Alegórico… por los innumerables rasgos de poesía trivial y casera de que están llenos los romances, con que amenizaba los saraos de los virreyes Marqués de Mancera y Conde de Paredes. Todo esto no es más que un curioso documento para la historia de las costumbres coloniales y un claro testimonio de cómo la tiranía del medio ambiente puede llegar a prevenir las naturalezas más privilegiadas…lo que más interesa en sus obras es el rarísimo fenómeno psicológico que ofrece la persona de su autora"… "hay acentos de sus versos que no pueden venir de la imitación literaria"… "los versos de amor profano de Sor Juana son de los más suaves y delicados que han salido de pluma de mujer".

Las obras de Sor Juana no se han editado completas. Algunas piezas: Los Empeños de una Casa, Sonetos, Poesías Escogidas, Autos Sacramentales, etc. Han circulado intermitentemente, aisladas del grueso de su producción, algunas otras se han perdido. Un Compendio de Armonía Musical "El Caracol".

Entre las múltiples dotes que tenía la genial mujer estaba la culinaria. Han venido apareciendo recetas e inclusive un recetario completo que escribió Sor Juana para su hermana, con sus recetas favoritas, la mayoría de sus recetas eran postres. El plato fuerte en todos los sentidos de la palabra fue la degustación de platillos, servidores a la manera original del siglo XVII. Su poesía, nacida de una inteligencia preclara y de un corazón profundamente humano, es toda intuición, sinceridad y espontaneidad, revestidos con el ropaje esplendoroso de muchos de sus versos. Después de haber leído este hermoso soneto de Sor Juana te gustaría divertirte con algunos ejercicios, que a continuación te presentamos.

Escribir acerca de este personaje resultó muy interesante, ya que Sor Juana luchó siempre por la igualdad entre el hombre y la mujer; con su actitud demostró que una mujer como nosotras puede ser tan inteligente como un hombre, y estar en el mismo nivel intelectual y profesional. Ya que la mujer tiene los mismos derechos que el hombre en la educación, e igualdad de oportunidades para su desarrollo profesional.

Fue Sor Juana, una de las mujeres más extraordinarias de todos los tiempos y todas las edades. Mexicana como nosotras, su gloria es la nuestra, por lo cual le debemos de estar agradecidas.

Clave y nombre de la escuela: 28SGM00045, Secundaria General # 4 "Profr. José Santos Valdés Salazar"
Nombre del profesor: Profra. Rosa María Ruiz Escobar
Prpfesor responsable: Profra. Laura Graciela Valdés Salinas
Grupo: 3º "H"
Nombre del equipo: Chicas Blue
Correo electrónico: retam41@prodigy.net.mx

Primavera 2000