Nombre del personaje: Moisés Sáenz Garza  
Fecha de nacimiento: 1888 
Fecha de fallecimiento: 1941 
Origen: El Mezquital, Apodaca, Nuevo León 
Actividad: Educador. Fundador del Sistema de Segunda Enseñanza en México
Época: Revolución 


El Profr. Moisés Sáenz Garza, es uno de los hombres más relevantes en la historia de la educación de nuestro País; transcurre parte de su infancia al lado de sus padres, hasta que se trasladó a la ciudad de Monterrey para cursar su instrucción primaria en el Colegio Civil; continuó sus estudios en la ciudad de México e ingresó a la preparatoria Presbiteriana de Coyoacán. Poseedor de una enorme vocación educativa ingresó a la Normal Veracruzana de Jalapa, lugar donde se graduó, reafirmando así su gran espíritu de maestro.También estudió en las Universidades de Jefferson y Washington, especializándose en Ciencias Químicas y Naturales; Hizo el curso de Post-Grado en la Sorbona de París, Francia; posteriormente obtuvo el grado de doctor en Filosofía en la Universidad de Columbia con la Tesis "La Educación Comparada" ( Estados Unidos y Europa ), la cual incluía un proyecto de adaptación para las escuelas secundarias de México.
  Durante la época de la Revolución Mexicana hacia 1915, fue Director General de Educación del Estado de Guanajuato, teniendo sólo 27 años de edad. Por su amplia preparación profesional y sus cualidades personales, llegó a desempeñar puestos destacados en el ramo educativo. Fue Director General de Educación en el Distrito Federal, Director de la Escuela Nacional Preparatoria; Oficial Mayor y Subsecretario de Educación Pública. Es en este cargo donde más se manifestaron sus cualidades de organizador en todos los campos de la actividad cultural; le dio auge a las Misiones Culturales en todo el país. Implantó las escuelas de enseñanza secundaria, convirtiendo la educación prevocacional de la preparatoria en la Escuela de Bachilleres, facilitando así, el aprendizaje de los adolescentes egresados de la primaria y elevando la calidad del estudio en los aspirantes a profesionales.   Todas estas actividades educativas, revolucionarias en su momento, despertaron gran interés en otros países y merecieron la visita y los elogios de grandes educadores, como los doctores: John Dewey y Pitman de Estados Unidos, Profr. Méndez Bravo de Chile; Dr. Vivar V. Patrón de Perú. Vinieron además comisiones de Bolivia y Guatemala para hacer observaciones y estudios que trajeron como consecuencia la implantación de nuevos sistemas de educación rural e indígena en aquellos países.

  Querido y respetado en varios países, fue Ministro de México en Dinamarca y en Ecuador, después, embajador de nuestro país en el Perú. Entre sus Obras es importante destacar los estudios sobre El indio ecuatoriano, sobre El indio peruano; México Íntegro, "Un Día de Muertos en Janitzio" y "Carapan, Bosquejo de una Experiencia", esta última obra constituye el libro más humano, justo, original y fecundo con que un maestro ha enriquecido la Literatura Pedagógica Nacional fue editado en Lima, Perú en 1936. Fue precisamente durante su estancia como embajador en el Perú cuando falleció víctima de una neumonía. Sus restos fueron trasladados a la Rotonda de los Hombres Ilustres de la Cd. de México.  Leyendas que sintetizan su vida y obra, fueron grabadas en el monumento que perpetuará la memoria del Maestro Moisés Sáenz; El Mezquital, Apodaca, N.L.   " MOISES SAENZ (1888-1941). Educador de niños, de jóvenes y pueblos; Fundador del Sistema de Segunda Enseñanza en México; Protector del indio en todas las latitudes de América y a través de la niñez amó a su Patria y la iluminó con su pensamiento ".  Síntesis e Interpretación de algunas obras de "Moisés Sáenz Garza."
Sus libros El indio ecuatoriano y El indio peruano muestran como el sentimiento y el amor pudieron perforar la concha con que el indígena protege cuidadosamente su vida interior para prevenirla contra la actitud de superioridad, la indiferencia o la crueldad de blancos y mestizos empeñados en su explotación desde hace siglos. Este espíritu crítico de sociólogo, de investigador e indigenista quedó grabado también con alta calidad humana en sus libros México Íntegro y Carapan que, a más de contener hondos y serenos análisis de los problemas nacionales, elevan a su autor a la cima de la excelsitud en la comprensión del sentimiento humano. En esta última obra, al referirse al título "Carapan; Bosquejo de una Experiencia" Moisés Sáenz dice: "Lo primero por el nombre de la aldea donde nos establecimos y lo segundo, porque no habiendo pasado el experimento de una iniciación, su historia es de propósito esquemática". Uno de sus pensamientos en este libro que sintetiza su propia vida de educador, de sociólogo e indigenista: "Cuando llegamos a Carapan unos nos aplaudieron y otros nos apedrearon, después comprendimos que ni el testimonio del aplauso ni el de las pedradas coincidían con la verdad..."
En Moisés Sáenz no se sabe dónde termina su actitud meramente cerebral y en dónde empieza la profundamente espiritual, pues ambas se funden en un ser y, dentro de él, alma y cerebro se complementan en armónica comunión como el mismo Sáenz nos lo descubre en "Nacaoyoc" a la altura de sus 19 esplendorosos años. La sencillez casi campesina de niño grande y el candor con que se acercaba a otros para informarse y aprender de ellos, tiene raíces profundas en esa adolescencia angustiada que modeló su alma entre las flores y las brumas de Coyoacán. Por eso en "Nacaoyoc", Anuario de la Escuela, Moisés Sáenz escribe en (1908) año siguiente al de su graduación:  " Vivir así, bajo una sombra que casi nos oculta; refugiados en una mansión perdida entre las nieblas y las brumas , rasgada apenas por las ráfagas del viento que nos habla de la vida de ayer, excitada y tensa, no cae del todo mal. Cinco años de actividad hacen que el espíritu anhele un cambio, y este viene después de aquella tarde alegre y triste a la vez, en que nos entregan un papel atado con listones blancos. Damos de mano a los años de nueve meses; a los sábados de nervioso bullicio, como los movimientos febriles de un enfermo; a los domingos de somnoliento descanso, a los lunes tan temidos, tan frecuentes tan inevitables, y aquí estamos dudando si trabajamos más que antes, si gozamos más, si esperamos más, pero seguros que soñamos menos. Pero ya no hay campanas que nos hagan correr o timbres que nos aquieten. Ya no escuchamos el sonido terrible de aquella férrea campana, doblemente fatal acusadora de una falta y anunciadora de aquella mañana, envidioso de Morfeo, no nos convidaría Anfitrión a su mesa. Sin embargo todo está en todo: carne, madera, caucho, rosas, sumergidos en aire líquido, se transforman en una substancia vítrea, transparente; tras la materia multiforme, está el espíritu invariable.Y después de todo, la vida de medios tonos de un graduado, tiene sus encantos en el colegio, o fuera de él, somos los mismos hombres con un destino en nuestras frentes, lejos ya, nos alentamos con los recuerdos que de él guardamos, el viento sopla y trae en sus alas el oído atento, murmuráis no olvidados, murmuráis que nos alientan en la lucha."


Clave y nombre de la escuela: Secundaria N° 77
Nombre del profesor: Myriam García Benavides
Profesor responsable: Evelia Caballero Nieto
Nombre del Equipo: Los Emprendedores.
Correo electrónico: monter05@uninet.net.mx
Bibliografía:
Mejía Zúñiga, Raúl, "Moisés Sáenz Educador de México", Gobierno de N.L., 1962.
Escuela Normal "Ing. Miguel F. Martínez", "Maestros Nuevoleoneses", 1986.
Grupo Técnico-Pedagógico. SNTE Secc. 21 "Vida y Obra de Maestros Ilustres", 1995.
Camacho Navarrete, Salvador; Avilés Quezada Prisca ; Trejo López, Olivia; "Forjadores de Nuestra Nación". Tomo IV, 1994.

Otoño 97